martes, marzo 10, 2009

Montanelli

Indro Montanelli es una de esaas personas de las que tenía que haber escuchado hablar en la facultad. Gracias a la solidaridad de un compañero lo he descubierto esta tarde, ocho años después de su muerte, pero justo a tiempo para salvarme de la ignorancia. Murió con 92 años pero fue lúcido hasta el final y criticaba el afán de los plumillas por hacer rimbombantes nuestras informaciones:
Cuando uno cabalga sobre una noticia quiere cabalgar sobre un caballo ganador. Ésta es la tentación del periodismo y hay que combatirla.
Aseguraba que el nuestro es un oficio que se aprende haciéndolo y temía que el periodismo escrito quedase como una especie de lujo para personas fuera de lo común, con ciertas exigencias intelectuales y morales. Él, que intentó arrancar un periódico de calidad que nunca llegó a ver la luz, aseguraba que no hay mercado para la calidad.
Su compromiso con la profesión llega a tal punto que cuando en el 92 el presidente Cossiga le propuso ser nombrado senador vitalicio de la República italiana, él le contestó en una carta:
Desafortunadamente, el ideal que tengo de ser un periodista absolutamente independiente me impide aceptar esta oferta tan halagadora.
Qué suerte que me hayan descubierto a Montanelli. Me ha salvado de un día gris.

1 comentario:

Herblay dijo...

Son maravillosas sus memorias... Puro oficio